Autoconfianza, clave para el éxito

Autoconfianza, clave para el éxito

La autoestima es un valor esencial para el niño, pues es lo que permite, con seguridad y confianza, intentar cualquier cosa, aceptar desafíos y enfrentarse a nuevas situaciones. Es un elemento básico en su formación personal pues le permite sentirse competente, seguro y valioso, lo que influye a su vez en su proceso de aprendizaje, así como en la forma como se relaciona y comunica con los demás.

El niño adquiere las bases de confianza en los primeros meses de vida dada la atención permanente que recibe de sus padres quienes intenta responder de la mejor forma a sus necesidades, brindándole de esta forma un ambiente seguro y protegido. 

Durante los primeros años se crean los esquemas cognitivos y las creencias centrales determinantes para el desarrollo del niño, esquemas  que condicionarán su propia percepción, la de su entorno y la del futuro, justamente la seguridad y la autoestima dependen de estas vivencias.  

La autoestima se construye de forma progresiva a través de las relaciones personales de aceptación y confianza, de ahí la importancia de educar a los niños para desarrollar seguridad en sus capacidades y habilidades, teniendo en cuenta que esto le aportará autoconfianza, le permitirá expresar sus opiniones con respeto, construir una personalidad madura que no se deja influenciar fácilmente, afrontar retos y dificultades de la mejor forma, tolerar la frustración y persistir para conseguir sus metas. 


Recomendaciones para fomentar la autoconfianza

-    Los padres deben reconocer que el niño tiene todas las capacidades para lograr lo que se propone, por lo que es fundamental creer en ellos y no transmitir mensajes que lo llenen de temor e inseguridad. Importante escucharlo con atención siempre para conocer  lo que desea, o que le pasó en el día, sus intereses y actividades.


-    Las felicitaciones y las críticas son necesarias. Las felicitaciones le permiten ver al niño que está actuando bien y va en buen camino, así mismo las críticas, que deben ser justas, deben estar orientadas a subrayar una conducta que no es admisible, esto sin caer en el error de descalificarlo como persona,  que solo generaría baja autoestima. 


-    Ayudar al niño a reconocer y expresas sus emociones.


-    Enseñarles a los niños a tomar decisiones, fomentar su independencia y a fijarse metas alcanzables. 


-    Los niños deben aprender a manejar la frustración, entender que todos los seres humanos cometen errores. 


-    Fomentar la persistencia y la capacidad de esfuerzo para alcanzar sus metas, así como enseñarles estrategias de resolución de conflictos. 


-    No emita declaraciones negativas sobre el niño, no lo insulte ni lo ridiculice, especialmente frente a otros niños. Preste atención a los comentarios o actitudes que pueden minar la autoestima del niño. 


-    Estimule y dele ánimo al niño sin exigir demasiado, permita que él marque la pauta y enfóquese más en el esfuerzo que en el resultado.