Claves para educar a los niños

Claves para educar a los niños

Todos los niños nacen con un temperamento distinto y de acuerdo a ciertos factores psicológicos, sociales o económicos comienzan a crear comportamientos que los padres y docentes deben comenzar a manejar para poderlos educar de la mejor manera posible.

Los niños deben ser educados a través del amor, según la trabajadora social y especialista en neuropsicología, Diana Vásquez, “los padres y los docentes deben trabajar siempre en una educación emocional viendo al niño como una semilla que necesita tiempo y estimulo para poder desarrollarse”.

La educación emocional del niño exige por parte de los agentes sociales como son familia  y  colegio, la cual exige disposición, vocación  y compromiso.  De esta manera estos dos agentes que participan en la educación del menor son determinantes para el buen desarrollo social de una persona. 

Para la neuropsicóloga, las claves para que los adultos responsables de la educación  logren buenos resultados son: Encontrarse en un estado razonable de armonía emocional, mantenerse sereno y dispuesto para educar al niño.  De una buena educación emocional  se logra que cuando lleguen a la adolescencia aprendan a manejar sus emociones, a relacionarse con sus compañeros, a mantener una estabilidad y a la resolución de conflictos de manera adecuada.

Es importante que los padres y docentes entiendan que todos los niños son un universo diferente.  Hay niños espontáneos que hacen amigos fácilmente pero hay otros que son retraidos y poco les gusta socializarse.  Por esta razón, los adultos deben entender y conocer a los menores con el fin de darles una solución o un tratamiento especial ante cualquier situación.  Si bien las normas y los principios son estándar, la resolución de conflictos en muchas ocasiones son distintos en cada niño.

Algunos de los principios básicos para una buena educación son la comunicación permanente con ellos, darles ejemplo para que ellos vayan asimilando esos comportamientos, no permitirles hacer todo lo que deseen, evitar la sobreprotección en casos que son cotidianos para los niños, resaltar sus cualidades, evitar las comparaciones con otros niños, dejarlos que asuman sus responsabilidades, conocer sus gustos y emociones.   

Otro de los puntos para tener en cuenta hoy en día, es educar a los niños para evitar la  violencia, de ahí la importancia de no ser violentos con ellos,  ya sea físicamente como verbalmente eliminando las malas palabras o los gritos.  Los niños deben estar siempre supervisados en cualquier actividad que realicen y de ahí la necesidad de monitorear los programas de televisión que observan, pues muchos de ellos pueden provocar en ellos conductas violentas porque se convierten en patrones de comportamiento. Siempre hay que educarlos en  la importancia del diálogo para solucionar cualquier inconveniente.