Claves para manejar la depresión en adolescentes

Claves para manejar la depresión en adolescentes

De acuerdo con el Boletín de Salud mental en niños, niñas y adolescentes, emitido por el Ministerio de Salud y Protección Social en diciembre del 2017, entre los años 2009 y 2016, consultaron 112.345 personas con depresión, en promedio se atendieron 28,089 niños, niñas y adolescente por año, siendo el grupo de 15 a 19 años los más afectados por esta enfermedad.

Y es que la depresión en adolescentes se ha convertido en una situación preocupante, pues si bien no se han logrado determinar las causas exactas de este aumento, algunos psiquiatras se atreven a señalar el uso constante y desmedido de las redes sociales como una de las principales causas, pues esta interacción puede llevar al joven a sufrir de ansiedad, baja autoestima, alteraciones del sueño, disgusto con su cuerpo y con su vida, incapacidad para enfrentar problemas diarios de la vida,  agobio permanente, además de correr el riesgo de ser víctima de ciberacoso. 

Justamente la depresión en adolescentes se caracteriza por permanentes sentimientos de tristeza, desánimo, baja autoestima, pérdida de interés en actividades cotidianas, autoflagelación, cambios en la alimentación y en su nivel de sueño, comentarios autodestructivos, irritabilidad, aislamiento y pensamientos suicidas.  Así mismo su visión de la vida es negativa y pesimista, lo que claramente afecta sus emociones, pensamientos y comportamientos.  

Es de señalar que adolescentes con depresión grave piensan mucho en el suicidio por lo que es importante estar atento a señales como hablar constantemente sobre suicidarse, escribir sobre la muerte, tener comportamientos riesgosos que generen lesiones, regalar sus pertenencias más preciadas, hablar con amigos y familiares como si fuera la última vez que se ven, utilizar frases como "Yo estaría mejor muerto", "Ojalá pudiera desaparecer para siempre" o "No hay salida", “Si yo muriera, la gente podría amarme más", entre otras. 

El adolescente puede sufrir de depresión debido a otros factores como la pérdida de seres queridos, presión escolar, problemas académicos, problemas sentimentales, consumo de alcohol o sustancias psicoactivas, traumas de infancia como maltrato físico, psicológico o sexual, y se estima que un 15% pueden ser derivadas de problemas médicos. 

Si detecta síntomas de depresión en su hijo, es importante abordar el tema con él para dar paso a la intervención con especialistas. En este sentido, presentamos a continuación algunas recomendaciones claves:

  • Dialogue con su hijo, trate de conocer las causas profundas y evalúe su estado, escúchelo sin criticarlo ni juzgarlo. Si se cierra a hablar no se de por vencido, siga intentándolo con calma sin presionarlo, enfatizando en su preocupación e interés de ayudarlo. El apoyo familiar reforzará vínculos entre sus miembros. Si hay pensamientos de suicidio evidentes, es importante no abordarlos como un tabú y afrontarlos directamente
  • Cree rutinas para su hijo. Instelo a retomar contacto con sus amigos, establecer horarios, realizar actividades que fortalezcan sus habilidades y sus intereses, el objetivo es sacarlo del aislamiento y volverlo a involucrar en la vida social.  
  • Fortalezca la salud y la actividad  físicas. El ejercicio permite canalizar mejor el stress y desprenderse de sentimientos negativos, es esencial para la salud mental. Suministre una dieta nutritiva y balanceada, motívelo a dormir lo suficiente y establezca límites en el uso de computadores y en general dispositivos electrónicos. 
  • Acuda al Especialista, este profesional determinará el nivel de depresión así como el tratamiento adecuado.