Educando a los millenials

Educando a los millenials

Calificados por muchos como narcisistas, sin foco, impacientes, inmediatistas y exigentes, lo cierto es que los millenials llegaron para quedarse y están dando un nuevo rumbo al mundo.

También denominados Generación Y o Generación Peter Pan, los Millennials (Milenio) son las personas nacidas entre 1982 y 2000, nacidos en una época de gran progreso e innovación en el manejo de información, especialmente en lo que a tecnología hace referencia, lo que marca su desarrollo y su forma de vida.

Su particular forma de ser, indudablemente genera un gran reto para los docentes quienes deben aprender a interactuar con ellos, despertando y manteniendo su atención, pues dada la dinámica propia del mundo que emite estímulos desde diversos orígenes, esta generación tiene gran flexibilidad mental por lo que pueden hacer varias cosas a la vez, pero carecen de capacidades de concentración.

Por su acceso permanente a las redes sociales y en general a la tecnología, reciben información desde varias fuentes, lo que los lleva a cuestionar todo, razón por la cual el docente más que ser la autoridad que imparte clases magistrales, debe convertirse en un guía y orientarlos para que aprendan a analizar e interpretar la información que reciben.

El rol del docente debe entonces incluir nuevas y mejores capacidades para comunicarse, manejar emociones, ser más crítico y creativo, innovador y flexible para facilitar aprendizajes.

En este sentido, el reto para las instituciones educativas es entender cómo ven ellos, los millenials,  el mundo e implementar estrategias pedagógicas orientadas a acercarse a los alumnos y a fortalecer el vínculo maestro - estudiante, garantizando para tal efecto acceso y uso de las nuevas tecnologías de la información, que como ya mencionasmos, son parte fundamental en la vida de estos jóvenes.

El modelo de escuela tradicional en el que se examina, califica y castiga debe ser transformado hacia un modelo flexible e incluso personalizado, integrado a lo digital, a la tecnología, dirigido a desarrollar todas las potencialidades desde la primaria.

Los padres de familia no son ajenos a estos cambios y deben estar actualizados no solo en la terminología que define a esta generación, sino en sus características, para entender sus comportamientos, saber reaccionar ante ellos y tener un relacionamiento mutuo adecuado, especialmente teniendo en cuenta el permanente cuestionamiento que tienen frente a los estilos de vida tradicionales o anteriores a ellos, buscando un verdadero sentido para lo que hacen, acorde a sus intereses y valores.

Para estos jóvenes, el internet y las redes sociales son herramientas esenciales en su día a día por ello llegar a ellos y entenderlos requiere que docentes, padres y en general las generaciones anteriores aprendan a incorporarlas también en sus estilos de vida.