El lenguaje adolescente

El lenguaje adolescente

Pobreza de vocabulario, poca fluidez y falta de coherencia en el discurso, estas son las características propias del lenguaje de los adolescentes hoy.

Y es que los adolescentes crean su propia jerga como forma de ser parte de un grupo, para comunicarse entre iguales manejando sus propios códigos, es una seña de identidad, un elemento de autoafirmación y de rebeldía, a través de la que buscan marcar una diferencia con los otros adultos, incluidos los padres.

Si bien todas las generaciones en su momento han adoptado jergas propias, incluso los padres que se sorprenden escuchando como hablan sus hijos, lo que llama la atención es que hoy esta forma de comunicarse trascendió el entorno de los amigos y se ha generalizado, vemos entonces a los jóvenes hablando con sus códigos a sus padres, vemos algunos adultos utilizando estos códigos e incluso los medios de comunicación los incorporan.

De acuerdo con los especialistas, los jóvenes buscan hablar más en menos tiempo y adicionalmente prefieren escribir tal como lo hacen a través de las redes sociales, su lenguaje es directo, resumido, con palabras cortadas, mezclan diferentes idiomas, no tienen mayor capacidad para utilizar sinónimos pero si suelen utilizar las palabras dándoles un significado diferente solo entendible para ellos, es un tipo de comunicación mediada por la tecnología.

Sin embargo, hasta aquí no es preocupante la existencia de estas jergas pues usualmente se dan de forma pasajera,  el problema comienza cuando estos códigos comienzan a transgredir las reglas literarias generando deformación en el lenguaje, fomentando a su vez la falta de comunicación entre generaciones y por ende el relacionamiento mutuo.

Vale la pena recordar que el lenguaje es fundamental  para el desarrollo del adolescente como ser social y al asumirse una jerga propia este relacionamiento se puede ver obstaculizado, si bien es aceptable que lo establezca como una forma de comunicarse con sus grupos de amigos, es importante que no sea generalizado para hablar en otros entornos como el escolar y el familiar.

En este sentido, los padres están llamados a fomentar actividades orientadas a garantizar que el adolescente, sin reprimir el uso de su jerga propia, tenga dominio del lenguaje formal apropiado para desenvolverse en sus diversos entornos, estimular su razonamiento y su capacidad de análisis.  Para tal efecto es importante escucharlos, generar espacios para conversar, debatir y  analizar con ellos nunca contra ellos, instarlos a leer buena literatura y artículos interesantes, debatir sobre alguna noticia de actualidad o temas que sean de interés común, fomentar el uso adecuado del lenguaje no verbal, promover conversaciones amables, invitarlos a escribir sobre lo que sienten, piensan y desean también es favorable pues tendrán que esforzarse para describir sus sentimientos estimulando su razonamiento y capacidad de análisis.