Formando en el respeto a la diferencia

Formando en el respeto a la diferencia

Sin duda alguna la tolerancia es uno de los principales valores que le permite al hombre vivir en sociedad en un ambiente de respeto, entendimiento y aceptación de la diferencia.

Este se convierte en valor esencial para los niños dado que desde el momento en el que comienza su relacionamiento con otros debe aprender a respetarlos, a entenderlos, a compartir un espacio con ellos,  valorar sus opiniones, en general a respetar su forma de ser.

De acuerdo con estudiosos del tema, el niño no nace tolerante, su conducta natural es que todo sea para sí y que todos estén de acuerdo con él, por lo que es indispensable fomentar este valor desde el primer momento. Un niño que no logra ser tolerante, puede ser aislado socialmente y llegar a convertirse en adulto intolerante con pensamiento rígido.

Sin embargo es importante tener en cuenta que existe un límite, pues ser tolerante no implica aceptar todo lo que el otro quiere, el límite se marca en la medida en que lo que el otro hace afecta a los demás de forma directa.

Los padres de familia tienen una gran responsabilidad en tanto son el modelo a seguir de sus hijos, por ello es importante actuar con el ejemplo, identificar sus propios prejuicios y estereotipos para modificarlos y no transmitirlos a los niños.

Entre las recomendaciones para promover con los niños el desarrollo de la tolerancia, se encuentran:

  • Instarlo a escuchar con atención la opinión de los demás.
  • Promover en él un trato amable con todo el que se relacione, siempre teniendo como premisa tratar al otro como quiere ser tratado.  
  • Enseñarle a conocerse a sí mismo y a los demás para que entienda que cada persona tiene su propia forma de ser, valorarlos y respetarlos.
  • Orientarlo para reconocer y respetar la diferencia.
  • No permitirle ningún tipo de comentarios abusivos, insultos, burlas o de discriminación hacia ninguna persona.
  • Fomentar la iniciativa, la cooperación y el trabajo colaborativo.

-Realizar actividades de sensibilización y toma de conciencia sobre prejuicios y estereotipos.

  • Desarrollar actividades que le permitan conocer las diversas culturas, la propia y sus riquezas. Esto permite que los niños crezcan siendo tolerantes con otros que culturalmente son diferentes a ellos.
  • Realizar juegos que permitan fomentar la diferencia de opiniones, inculcando en los niños lo positivo de la variedad de pensamientos y la importancia de tolerar los diversos puntos de vista.
  • Promover juegos en equipo para enfrentarse a la frustración, a perder y a ganar, a ser paciente y a compartir.