Importancia de la buena nutrición en los niños

Importancia de la buena nutrición en los niños

La buena nutrición juega un papel esencial en el crecimiento y el desarrollo de los niños, por lo que debe incluir nutrientes fundamentales como proteínas y ácidos grasos esenciales, que ayudan al crecimiento y aportan energía, vitamina A para defender al organismo contra las enfermedades, yodo para el sano desarrollo del cerebro infantil , así como hierro para preservar las funciones mentales y físicas.

En este sentido, alimentarse de forma sana no quiere decir comer en cantidad sino tener una dieta que incluya carbohidratos, frutas, vegetales, proteínas, lácteos, grasas y azúcares, todo esto de forma equilibrada sin abusar ni suprimir cualquiera de los alimentos. 

En los bebés, desde el momento de su nacimiento,  el alimento ideal es la leche materna como único alimento durante los primeros seis meses de vida, pues cuenta con los nutrientes necesarios para que el niño tenga un óptimo crecimiento y desarrollo.

A partir del sexto mes se pueden complementar la lactancia con alimentos sólidos como cereales, frutas y verduras en papilla, yemas de huevo, carnes iniciando por el pollo y el pavo para pasar luego a la ternera y el cerdo, pescado blanco y después del año de edad pescados azules.  La cantidad y variedad de alimentos debe basarse en el ritmo que imponga el niño.  

A partir del tercer año los niños entran en una época de crecimiento continuo, que asociado a la etapa escolar, da paso al máximo desarrollo intelectual y físico. Durante su etapa escolar, los niños van adquiriendo autonomía lo que les permite no solo comer solos, sino consumir lo que le gusta e ir adaptándose de forma progresiva a nuevos alimentos. 

Es de señalar que entre los 3 y los 12 años es el momento en el que se adquieren los hábitos alimentarios, de ahí la importancia que al interior del hogar existan este tipo de hábitos, los cuales se complementa o reafirman en la institución educativa

Durante la época escolar se recomienda fomentar el consumo de frutas, verduras y hortalizas, incluir leche y sus derivados, fortalecer el consumo de legumbres y pescado, mantener las proteínas de origen animal y vegetal, limitar el consumo de sal, azucares, y grasas prefiriendo el aceite de oliva, tomar agua como bebida principal.

Importante tener en cuenta también la distribución de las comidas, se recomiendan cinco comidas al día, siendo el desayuno una de las más importantes por lo que no puede faltar. Tenga en cuenta que la comida no debe ser abundante para facilitar el descanso del niño. 

Tenga en cuenta que no se debe forzar al niño a comer, ni castigarle porque deja comida, ni si esta inapetente o nervioso, pues esto lleva a reforzar una conducta negativa. Es necesario sensibilizar al niño frente a lo que significa la buena nutrición y volverlo parte activa en el desarrollo del proceso. 

Para tal efecto presentamos sencillas recomendaciones para tener en cuenta: 

  • Emplee distintos tipos de presentaciones y de cocciones para un mismo alimento. Es importante ofrecer los alimentos de una forma muy atractiva, esto crea mayor curiosidad y aceptación entre los niños.
  • Permita que los niños le acompañen en la compra de los alimentos y aproveche para explicarles porqué elige los que lleva y no otros. 
  • Invítelo a ver como se preparan los alimentos, que entienda el proceso que lleva y valoren el esfuerzo.
  • Controle la cantidad, sirva en platos más pequeños a los niños, una cantidad más reducida. Si cuando acaba sigue teniendo más hambre dependiendo de la situación fisiológica del niño se le puede servir un poco más, tenga en cuenta que si se ofrece más la tendencia es a comer más. 
  • Genere ambientes tranquilos al momento de comer, es importante comer despacio y sin distracciones. 
  • Incluya recetas nuevas que le permitan al niño conocer y habituarse a nuevos sabores y presentaciones. 
  • Dele alguna responsabilidad al niño alrededor de la comida como poner o quitar la mesa, llevar el agua o los postres.
  • Cocine al menos una vez por semana una receta con ellos, que se sientan protagonistas y aprendan a escuchar y conversar sin distracciones. 
  • Procure conciliar sus horarios laborales con los de la comida de sus hijos, sentarse en familia es el mejor espacio para fortalecer los vínculos afectivos y crear hábitos alimentarios.  
a href='https://www.freepik.es/foto-gratis/vista-lateral-de-una-nina-comiendo-un-desayuno-saludable_2741025.htm'>Photo de Comida creado por freepik

  • Compartir: