La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva y a demanda

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva y a demanda

Contrario a lo que muchas personas piensan, la leche materna debe ser el único alimento que reciba un bebe durante sus primeros seis meses de vida, pues cuenta con los nutrientes necesarios para que el niño tenga un óptimo crecimiento y desarrollo.

Justamente la Organización Mundial de la Salud - OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante seis meses, la introducción de alimentos apropiados para la edad y seguros a partir de entonces, y el mantenimiento de la lactancia materna hasta los 2 años o más. 

El bebé debe ser alimentado cuando lo requiera, por lo que no hay necesidad de establecer un horario para amamantar, estimándose diariamente entre 10 y 12 tomas  que duran entre 10 y 20 minutos.

Gracias a sus componentes, entre los que figuran grasa, carbohidratos, proteínas, vitaminas, minerales, factores anti infecciosos y bioactivos, este alimento ofrece numerosos beneficios, tanto para el niño como para la madre, como reducción en el riesgo de presentar síndrome de muerte súbita en el bebé, propicia buena salud durante toda la vida de los niños, ayuda a reducir la hemorragia postparto y el cáncer de mama y de ovario en el futuro, favorece la involución del útero, ayuda a la madre a recuperar más rápido su peso normal, es un alimento de fácil digestión, inocuo, asequible que se adapta a las necesidades de cada momento.  Adicionalmente el acto de amamantar crea un fuerte vínculo afectivo entre la madre y su bebé.

Existen tres tipos de leche producidas por la glándula mamaria. El calostro que se produce durante los primeros cuatro días del parto, contiene una mayor cantidad de proteínas, minerales e inmunoglobinas, entre otros factores defensivos que protegen al bebé al inicio de la vida.  Entre el cuarto y décimo quinto día después del parto se produce la leche de transición, es lo que se denomina subida de leche, tiene un mayor contenido en grasa y lactosa. Luego se da paso a la leche madura que alcanza su mayor  contenido de agua (88%), contiene proteínas en cantidad adecuada para el crecimiento óptimo del niño, hidratos de carbono con la lactosa como principal azúcar entre otros oligasacáridos, grasas que serán la principal fuente de energía del bebé, además de todos los minerales y vitaminas que el niño necesita.

Como ya mencionamos la lactancia materna debe ser exclusiva durante los primeros seis meses del bebé, posteriormente el niño comenzará a necesitar más alimento pero debe mantenerse la lactancia con un promedio de 5 tomas por día hasta el primer año, momento a partir del cual se reducirá progresivamente. La OMS recomienda que la lactancia materna se mantenga mínimo dos años, aunque la madre puede seguir amamantando a su hijo todo el tiempo que desee. 

Mitos y realidades de la lactancia

La lactancia materna genera algunas veces temor y dudas, especialmente en madres primerizas, muchas veces basados en mitos que se han transmitido de generación en generación.  De ahí la importancia de que los padres se informen correctamente para la crianza de sus hijos.

A continuación presentamos algunos mitos y verdades sobre lactancia materna: 

 

Mito: Hay madres que no producen suficiente leche.
Verdad: Todas las mujeres producen leche de buena calidad y en cantidad suficiente porque la lactancia es un proceso regido por la ley de la oferta y de la demanda, es decir el bebé controla la cantidad de leche que debe producir su madre.

Mito: Las mujeres con pecho pequeño no pueden amamantar. 
Verdad: Ni el tamaño ni la forma de los pechos no influye en la lactancia.  Pueden existir situaciones particulares como pezones umbilicados o extremadamente grandes que generen más dificultades al principio, pero pueden solucionarse con un adecuado apoyo profesional.

Mito: Una mujer que ha tenido cirugía de aumento  en el tamaño de sus senos no puede amamantar.
Verdad: No hay evidencia de que la lactancia en madres con implantes de silicona sea perjudicial para el bebé.

Mito: Los niños se deben amamantar por más tiempo que las niñas.
Verdad: Hay que amamantar niños y niñas por el mismo tiempo, sin diferencias. Los bebés deben ser alimentados sólo con leche materna hasta los 6 meses. De los 6 meses hasta los dos años, hay que complementar el consumo de leche materna con otros alimentos

Mito: Se deben dar a los bebés uvas antes de los seis meses para que el niño aprenda a hablar más rápido. 
Verdad: No hay ninguna evidencia científica que indique que las uvas contribuyen a que el niño hable antes.

Mito: La lactancia siempre produce dolor.
Verdad: Aunque durante los primeros días hay mayor sensibilidad en los pezones, esta es una situación temporal y no debe ser tan fuerte que impida amamantar. Cualquier dolor que sea más que leve no es normal y puede deberse a que el bebé no está colocado de la manera adecuada, si el dolor en el pezón persiste por más de 5 a 6 días debe consultarse al médico.

Mito: La mujer que lacta no puede tener relaciones sexuales porque la leche se daña.
Verdad: Las relaciones sexuales no dañan la leche.

Mito: Si la madre está embarazada nuevamente, debe dejar de amamantar.
Verdad: La madre puede seguir amamantando aún en embarazo. Debido a las hormonas que el cuerpo produce en el período de gestación, puede cambiar el sabor de la leche pero no su calidad.

Mito: El bebé necesita tomar agua extra, especialmente en clima cálido.
Verdad: La leche materna contiene toda el agua que necesita el bebé.

Mito: Se deben dar siempre de los 2 pechos en cada toma.
Verdad: El primer pecho se debe desocupar bien antes de ofrecer el otro, para que el bebé obtenga la leche más rica en grasas, que sale al final. Algunos bebés solo toman un pecho en cada toma.