La vacunación es un acto solidario

La vacunación es un acto solidario

Niños menores de 5 años y bebés son los más vulnerables a la infecciones, razón por la que los expertos aconsejan vacunarlos pues su sistema inmunológico no está lo suficientemente desarrollado para combatirlas.

Y es que las vacunas son beneficiosas no solo para quien se las aplica, sino para quienes están a su alrededor  ya que se evita el contagio mutuo, lo que garantizar mejor calidad de vida, de ahí la importancia que se inicie con la inmunización desde la niñez. 

Aunque existen movimientos que se oponen al uso de las vacunas, lo que se ha evidenciado científicamente es su importancia para garantizar el sano desarrollo del niño, así como su influencia en la erradicación de enfermedades potencialmente peligrosas para los infantes. 

Si bien las vacunas causan ciertos efectos secundarios que son temporales y poco incidentes, los mismos no son suficientes para justificar no acceder a ellas argumentando dolor, protuberancias, o incluso que si el padre no se vacunó y nunca le pasó nada, lo mismo sucederá con los hijos. 

La Organización Mundial de la Salud – OMS califica las vacunas como seguras pues para ser aprobadas son sometidas a pruebas rigurosas a lo largo de las diferentes fases de los ensayos clínicos, y siguen siendo evaluadas regularmente una vez comercializadas. Así mismo, señala que la buena higiene, el saneamiento y el agua salubre son insuficientes para detener las enfermedades infecciosas, por lo que la vacunación sigue siendo necesaria. 

En este mismo sentido se pronuncia Unicef, recordando a los padres el valor de vacunar a los niños para garantizar una inmunidad frente a enfermedades que suelen ser mortales en algunos casos. 

Justamente vacunar a los niños representa, además de protegerlos, un acto solidario ya que fomenta la desaparición global de las enfermedades, lo que cobra aún más importancia si el menor entra a estudiar, pues al estar en contacto con otros niños aumenta el riesgo de adquirir o contagiar enfermedades que pueden prevenirse mediante la vacunación. 

Es importante tener en cuenta que al elegir no vacunar a su hijo, está poniendo en riesgo la salud del niño, de su propia familia, de los niños de su entorno y de sus familias, lo que impacta directamente en toda la comunidad. 

En Colombia las vacunas incluidas en el esquema nacional de vacunación, son gratuitas para todos los niños menores de 6 años de edad, son seguras y eficaces, razón por la cual cuentan con el apoyo de la Sociedad Colombiana de Pediatría.

Es importante tener en cuenta que las vacunas deben iniciar al momento del nacimiento, la mayoría de los esquemas se completan antes de los dos años, sin embargo se deben aplicar algunos refuerzos hacia los 5 años.