Manejar a los niños cuando lloran

Manejar a los niños cuando lloran

Los niños desde que nacen expresan a través del llanto sus sentimientos y necesidades como el hambre, cambio de pañal o enfermedad, sin embargo está en los padres comenzar a conocerlos y saber cómo manejar cada llanto.

Cuando son bebés es importante saber que después de evaluar que no tienen una necesidad real de llorar, lo más probable es que quiera que lo mantengan cargado, esta es la conducta que generalmente desde esa temprana edad manifiestan con el llanto, de ahí la importancia de no acostumbrar a los niños a mantenerlos en los brazos o estarlos meciendo. 

A medida que van creciendo van adoptando comportamientos para llamar la atención y buscar tener todo lo que quieren a través del lloriqueo, por eso los padres deben tener claras las pautas de crianza dentro del hogar de tal forma que el niño por pequeño que sea no los desespere. 

El llanto es una respuesta emocional a una experiencia o situación y en la medida que los niños van siendo más grandes, comienzan a tener mayores motivos para llorar como el dolor, el temor, la frustración, la falta de aceptación, la soledad, entre otros, teniendo en cuenta que son seres indefensos que aún no logran entender o aprender a manejar ciertas situaciones. 

Con unas buenas pautas de crianza y un acompañamiento de los padres o cuidadores, los niños van madurando ante diferentes situaciones e irán disminuyendo su llanto o rabietas.

Recomendaciones generales ante el llanto de los niños:   

  • Los padres o cuidadores no deben desesperarse y mantener la situación controlada ante el llanto.   
  • Identificar si la razón del llanto del niño es por una situación sensible, un temor, un miedo o si definitivamente corresponde a una pataleta 
  • Si el llanto es por miedo, soledad o porque se siente sensible ante alguna situación, es importante prestarle toda la atención calmándolo y generándole confianza para que exprese todo lo que siente. 
  • Motivarlo a que si no llora y habla de manera adecuada podrán solucionar el problema  con el fin de ir estableciendo pautas de crianza 
  • Evitar regañarlo o gritarlo ya que esta conducta puede llevar a que el niño llore más duro 
  • Si la situación es porque el niño desea algo, no se le debe dar lo que quiere inmediatamente porque se acostumbrará adoptar esta conducta cada vez que pueda. 
  • Recompensar y elogiar al niño cuando aprenda a pedir las cosas sin estar llorando ya sea con dulces, juguetes o dándole solución a su necesidad. 
  • Explicarle al niño la importancia de pedir las cosas de manera amable sin estar llorando 
  • Enseñarle al niño a utilizar palabras ante situaciones que les molesten o cuando necesiten algo