Pautas para corregir la mala pronunciación

Pautas para corregir la mala pronunciación

De forma desapercibida muchos padres de familia al celebrar las palabras que sus hijos pronuncian mal, porque lo consideran gracioso, están reforzando el error, fomentando su mal aprendizaje e incluso incidiendo en futuros problemas de lenguaje del niño.

De ahí la importancia de que los niños pronuncien bien las palabras desde el primer momento, cuando comienzan a decir sus primeras palabras es normal que presenten algunos errores en la pronunciación los cuales se pueden convertir en hábitos, de no corregirse a tiempo, llegando incluso a causar problemas de sociabilidad o lectoescritura más adelante. 

En este orden de ideas y teniendo en cuenta que el habla es fundamentalmente aprendida, los padres deben pronunciar bien las palabras, si lo consideran puede exagerar un poco el movimiento de los labios para que el menor lo imite y cuando el niño pronuncie mal, corregirlo e indicarle la forma correcta de hacerlo. 

Es importante tener en cuenta que hay problemas de lenguaje ocasionados porque el niño no escucha bien o tiene problemas del sistema nervioso o en órganos como los labios, la mandíbula, los dientes o el paladar, entre otros, los cuales deben ser tratados con especialista.

Para efectos del presente artículo, nos referiremos a los problemas comunes y normales de su edad que pueden ser corregidos en casa, para lo cual citamos a continuación algunas recomendaciones para los padres de familia:

  • Al hablar con el niño utilice lenguaje claro, con frases bien estructuradas, comprensibles y completas, no acorte las frases, ni utilice diminutivos.
  • Háblele despacio y vocalizando, estimúlelo para que exprese lo que quiere a través de las palabras y no con gestos. 
  • Si el niño pronuncia mal una palabra, corríjalo con cariño indicándole la pronunciación correcta. No lo regañe ni lo critique, explíquele como se debe decir. 
  • No interrumpa al niño cuando esté hablando así se demore, espere que termine su frase y de ser necesario, proceda a corregirlo.
  • Si tiene problemas para pronunciar fonemas como la R, S o G, entre otras, estimúlelo mediante la imitación de sonidos asociados a acciones, por ejemplo la R  asimilándolo con el ruido de un moto (rrrr), la S como la forma de pedir silencio (ssss)
  • Hable constantemente con su hijo e introduzca nuevas palabras en sus conversaciones, puede acudir a leer libros o ver películas y comentarlas, cantar juntos o inventar historias.  No lo corrija continuamente para evitar que se cierre al diálogo busque el momento propicio para repetir bien las palabras en las que él se equivocó, contextualizadas en una nueva frase.
  • No presione al niño para que siempre hable bien, recuerde que es un proceso, evite angustiarlo con frases como no te pongas nervioso, dilo despacio y luego rápido para que no se te olvide, entre otras.