Peligros de las sectas y otras socioadicciones

Peligros de las sectas y otras socioadicciones

Estos son dos de las principales amenazas a las que se encuentran expuestos los adolescentes hoy en día.

De un lado están las socioadicciones entendidas como trastornos de dependencia vinculados a usos, costumbres o actividades diversos no relacionados con la ingesta de sustancias químicas; se caracterizan por la pérdida de control sobre una actividad volviendo al afectado en psicológicamente dependiente de la misma. 

Son difíciles de detectar en algunos casos dado que no son identificadas por el afectado ni su entorno como un problema, pero una vez reconocidas  es importante buscar ayuda profesional. En este sentido es importante tener en cuenta que la diferencia entre una actividad normal y una adictiva no se relaciona con el tiempo, intensidad ni frecuencia con la que se realice, sino la transformación de dicha actividad en esencial, de tal forma que el afectado siente que sin dicha práctica no tiene sentido su vida. 

De acuerdo con los especialistas, las socioadicciones  tienen diversas clasificaciones, se pueden dar en el marco de las relaciones personales que es cuando se presenta dependencia grupal, es decir a grupos religiosos, filosóficos, sectas, entre otras, o dependencia interpersonal que corresponde a la adicción a terapeutas, a la pareja, a un líder, entre otros.  Se encuentran también las vinculadas al juego como adicción a videojuegos o juegos de rol; al sexo como las relaciones compulsivas, abuso de prostitución, pornografía ; a internet  reflejado en adicción ciberrelacional, abuso de redes sociales y adicción a la navegación);  al trabajo con la adicción laboral y al uso de servicios – objeto como la adicción a las compras, a la televisión, entre otras. 

Cómo identificar un socioadicto:

  • Cambios drásticos en los hábitos de vida a fin de tener más tiempo para practicar su actividad (pérdida de control)
  • Descuido de la salud propia a consecuencia de esta actividad.
  • Evita actividades importantes a fin de disponer de más tiempo para la adicción.
  • Disminución de la sociabilidad que tiene como consecuencia la pérdida de amistades.
  • Negligencia en el trabajo, la escuela y las obligaciones personales.

Ahora bien, la segunda amenaza son las sectas, que son grupos o movimientos de estructura piramidal  donde por encima de todo se sitúa la figura de un líder autoproclamado, quien emplea técnicas antiéticas de manipulación para persuadir y controlar a sus adeptos y lograr sus metas.  En este sentido el grupo manifiesta devoción excesiva a una persona, idea o cosa.

Las sectas, que pueden ser de carácter religioso, cultural, político, esotérico, destructivo y satánico, se aprovechan de las necesidades, temores, debilidades e incluso deseos de las personas ofreciéndoles todo tipo de promesas y convirtiendo a los seguidores en instrumentos para beneficio de los objetivos ocultos del grupo que no coinciden con lo ofrecido. 

El peligro para los adolescentes radica en que pueden encontrar en estos grupos escenarios para hallar respuestas a sus inquietudes, creen que son escuchados, entendidos y hasta protegidos, lo que los lleva a sentiré seguros.  De acuerdo con los especialistas, los jóvenes que están ingresando o ya hacen parte de una secta  evidencian cambios en la vida escolar, bajo rendimiento, falta de comunicación, pérdida de amistades significativas y distanciamiento de la familia, frente a lo cual se debe consultar con profesionales para su intervención. 

Características de una secta destructiva

  • Exigen excesiva devoción y dedicación a una persona, idea o cosa, por lo que el adolescente involucrado dedica todo su tiempo libre a la misma dejando a un lado actividades con amigos y familia. 
  • Intentan controlar a sus miembros mediante la persuasión. Busca  transformar la personalidad de sus seguidores, para que sus prioridades, intereses, relaciones personales y objetivos sean los que el líder quiera.
  • Induce a estados de dependencia psicológica para controlar a sus seguidores, para tal efecto acuden a la culpa, la vergüenza y el castigo.
  • Explota a sus seguidores para conseguir la obediencia de sus adeptos y los obliga a realizar acciones que atenten contra su dignidad personal.