Listos para el primer día de clase

Listos para el primer día de clase

Sin duda una de las experiencias más difíciles tanto, para padres como para hijos, es el primer día de clase del niño, bien sea jardín o colegio, pues representa la primera separación de su hogar.

Los padres entran en permanente preocupación sobre la forma como el niño será recibido, sus sentimientos, si logrará hacer amigos, si los profesores y compañeros lo tratarán bien, mientras que los niños podrán sentir un poco de inseguridad al estar solos frente a un nuevo entorno. 

Por esta razón, es importante prepararse con anticipación, de tal forma que se adapten más rápido y mejor a la nueva situación, haciendo de ésta una experiencia agradable, para lo cual presentamos algunas sugerencias:

  • Visite en compañía de su hijo el jardín o escuela a la que el niño ingresará. Recorran todo el lugar, enséñele el salón donde estará, los baños y explíquele que es un lugar seguro.  Trate de que conozca a uno o dos de sus compañeros.
  • Conozcan juntos a la maestra antes del primer día de clases, si tiene preocupaciones o recomendaciones especiales sobre su hijo háblelas con ella con anticipación.  
  • Establezca una rutina en la casa que se adapte a las nuevas condiciones, por ejemplo adelantar la hora de dormir para evitar inconvenientes al despertar, definir horarios de comida fijos, comenzar a ayudarle a controlar sus ganas de ir al baño. 
  • Hable con su hijo sobre la nueva situación, mientras más información relevante comparta con el niño, mejor entenderá su entorno.  Cuéntele cómo será su clase, asócielo con actividades que le gustan como pintar, jugar, baila. 
  • Acostúmbrelo a estar con otros niños, a compartir y jugar con ellos. 

Sin embargo y a pesar de la preparación,  usualmente el momento de la separación puede verse marcada por tensión, tristeza y ansiedad, por ello lo invitamos a tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Levántese lo suficientemente temprano como para poder pasar un rato relajado de mimos y juegos con el bebé, antes de dejarlo con otros.
  • Durante los primeros días es recomendable no enviarlo en la ruta o con otra persona, procure acompañarlo usted mismo, mientras logra mayor seguridad.
  • Permítale llevar todos los días un objeto especial de la casa.
  • Acompáñelo hasta el salón de clases, asegúrese de que tenga la oportunidad de acercarse a su profesor o a otro compañero, abrácelo y despídase de él diciéndole que regresara más tarde. Una vez que se haya despedido, salga sin darse vuelta.
  • Cuando regrese por él, abrácelo y permítale que se desahogue con usted, felicítelo por su buen comportamiento en la situación. Si está alterado, manténgalo abrazado hasta que se calme.
  • Es importante que usted maneje su ansiedad y no proyecte en el niño su preocupación o miedo. Transmítale que como padres están listos para acompañarlo y apoyarlo en esta nueva etapa de su vida. 

Es posible que el niño registre algunos cambios de comportamiento durante las primeras semanas, los padres deben estar en permanente comunicación con él para apoyarlo y darle a entender el porqué de la nueva situación, las ventajas y los beneficios que la misma les brindará.  El hogar debe ser un escenario que le ofrezca seguridad y tranquilidad, permítale que desahogue la presión que le genera el colegio y no lo presione para obtener logros académicos inmediatos, ellos llegarán con el tiempo. 

No olvide mantener constante comunicación con los profesores para evaluar el comportamiento del niño, progresos y dificultades. Los primeros días en el jardín o la escuela le permitirán adoptar nociones básicas para vivir en sociedad y para hacerse más independiente.