¿Son buenos los amigos imaginarios de los niños?

¿Son buenos los amigos imaginarios de los niños?

Si usted ve que su hijo pequeño habla constantemente solo, que a pesar de estar solo en la habitación juega como si estuviera acompañado o incluso le cuenta de un amigo que es invisible para usted, no se preocupe, actúe con naturalidad, seguramente su hijo tiene un amigo imaginario y esto hace parte de su desarrollo evolutivo.

Los amigos imaginarios suelen aparecer entre los 2 o 3 años de edad, etapa en la que los niños tienen un lenguaje lo suficientemente desarrollado como para poder manifestar la existencia de estos personajes inventados, siendo además la etapa del pensamiento mágico en el que la fantasía y la realidad se pueden fundir. De acuerdo con los expertos, esta fase puede extenderse hasta los 7 años, cuando el pensamiento del niño es más lógico y racional. 

Sean animales, personas, superhéroes, entre otras manifestaciones, los amigos imaginarios tienen un importante efecto en el desarrollo emocional de los niños, pues no solo sirve de canal para que el niño libere sus sentimientos, exprese sus miedos, inquietudes y deseos, y busque soluciones a sus conflictos, sino que le permite desarrollar habilidades sociales que ensaya con el amigo imaginario a modo de juego, y posteriormente serán base para su relacionamiento social más adelante. 

En este sentido, es fundamental que los padres de familia no repriman ni se burlen del niño, tampoco debe alentarse, pues los amigos imaginarios tal cual aparecen desaparecen sin un tiempo definido. Es importante que los padres acompañen el proceso, observen el comportamiento del niño con su amigo, pues esto les permite conocer más a su hijo, identificar gustos, miedos, dudas, entre otras características. También es importante que creen ocasiones para que el niño pueda jugar e interactuar con sus pares y que fomente amistades verdaderas. 

Si el niño se aísla demasiado dejando a un lado sus intereses, responsabilidades e incluso su relacionamiento con el entorno familiar, para estar solo con su amigo imaginario; si comienza a tener conductas agresivas, incluso violentas; o si el amigo imaginario permanece pasados los 8 años de edad, es recomendable consultar con un especialista para realizar la intervención apropiada. 

Ventajas del amigo imaginario

  • Le permite al niño liberar sentimientos positivos y negativos, así como proyectar miedos y conflictos frente a situaciones como dejar el pañal, entrar al colegio, cambiar de casa, entre otras.
  • Desarrolla habilidades sociales como la empatía y la comprensión; así mismo al sentirse apoyado por su amigo, el niño fortalece su seguridad, su autoestima y autocontrol.  Adquieren más confianza en sí mismo. 
  •  Se ha demostrado que los niños con amigos imaginarios desarrollan un vocabulario más rico y se expresan mejor.
  •  Controlan mejor sus emociones