Técnicas de estudio fáciles y dinámicas

Técnicas de estudio fáciles y dinámicas

De forma equivocada muchos estudiantes consideran que estudiar equivale a memorizar la información y repetirla una y otra vez. De acuerdo con los expertos, la memoria funciona asociada a tres procesos: registrar, almacenar y recuperar la información, lo que evidencia la importancia de adoptar técnicas de estudio que permitan desarrollar este ciclo de forma efectiva.

En primera instancia es importante tener un lugar de estudio tranquilo, alejado del ruido y en el que pueda concentrar su atención sin dispositivos electrónicos o cualquier otro elemento que se convierta en elemento distractor.  Tenga en cuenta que escuchar música pone en marcha la actividad cerebral, pero no siempre es beneficioso por lo que si le incomoda el silencio pruebe con sonido ambiental. 

Igualmente es importante que establezca una rutina de estudio con sesiones regulares incluyendo pausas para descansar y cúmplala, así no tendrá una sobrecarga mental si deja todo para último momento. Recuerde dormir las horas suficientes para mantener la atención y memoria a punto, según investigaciones una siesta corta mejora el aprendizaje y la memoria.

A continuación presentamos un compendio de técnicas que se pueden poner en práctica para realizar sesiones de estudio dinámicas y beneficiosas.  

  • Organice sus apuntes. Redáctelos de forma estructurada, resuma lo más destacable con sus propias palabras lo que le permitirá recordar con mayor facilidad. Procure agrupar los conceptos que son similares entre ellos. 
  • Escriba los conceptos. Escriba varias veces a mano los conceptos que quiere retener, tomar apuntes a mano también puede ayudar a interpretar y memorizar más fácil.  
  • Subraye. Esta es una de las mejores técnicas de estudio y consiste en realizar una lectura comprensiva de la información para subrayar las partes más importantes y proceder al estudio. 
  • Haga Mapas Mentales y dibujos. Esta es una forma para resumir y organizar las ideas. Un buen mapa mental puede ahorrar horas de estudio y consolidar los conocimientos de cara al examen. Adicionalmente los recursos visuales fortalecen la memoria visual asociando conceptos a imágenes y dibujos. 
  • Construya Fichas de Estudio. Permiten asimilar datos concretos, fechas, números y vocabulario, además de ser un elemento de fácil consulta.
  • Realice casos prácticos. Realizar ejercicios con base en la teoría que se estudia permite asimilar los conocimientos de forma más sencilla y entender mejor la aplicación de la misma sobre la práctica. Se recomiendan especialmente para materias que involucren problemas y números. 
  • Elabore la información. Permite profundizar en un concepto de forma progresiva. Primero lea la definición y posteriormente  profundice leyendo información ampliada sobre el concepto, puede ayudarse buscando más información, videos, notas, documentales, entre otros. 
  • Reglas Mnemotécnicas. Es un sistema sencillo utilizado para recordar una secuencia de datos, nombres, números, y en general para recordar listas de datos relacionando palabras, imágenes, etc.  Existen varios métodos como el de las iniciales que consiste en construir  una palabra con la inicial de cada una de los conceptos a aprender  de tal manera que ésta nos recuerde como empieza cada uno; el método de la historia o el relato que apunta a construir una historia con todas las palabras a memorizar y posteriormente recordar; el método Loci o de los lugares que permite a través del recuerdo de la imagen de determinados lugares o espacios,  recordar las palabras importantes; el método de  la cadena que sirve para recordar listas de palabras en un orden concreto; y el método de conversión numérica en el cual se relaciona una letra al número que se quiere recordar y se construye con esas letras una palabra.
  • Brainstorming. Consiste en la tradicional lluvia de ideas que se realiza de forma grupal. Es especialmente útil para considerar diferentes ideas y perspectivas,  resolver dudas y llegar al fondo de la materia.  
  • Repase en voz alta. Puede hacerlo usted solo o con otra persona. La lectura en voz alta de la información mejora el proceso de memorización. 
  • Realice Tests. Permiten comprobar que áreas van bien mejor y cuáles no, para centrar los esfuerzos donde sea necesario. Realícelo en los días próximos al examen para tener el tiempo suficiente para fortalecer las debilidades.